Acerca de nosotros

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu.

open

LA PLANIFICACIÓN DE CONTINGENCIAS

LA PLANIFICACIÓN DE CONTINGENCIAS

 
 

LA PLANIFICACIÓN DE CONTINGENCIAS.

El incremento de la población con edad avanzada y con enfermedades metales

en Galicia, junto con las características geográficas peculiares, han

incrementado notablemente el número de personas extraviadas en los últimos

años.

Se hace indispensable contar con una organización que prevea los posibles

escenarios y planifique la manera en que se atenderá cada una de las posibles

desapariciones

Dado que los accidentes y la búsqueda de personas en el territorio de Galicia

tienen características propias y distintivas, es necesario establecer los

protocolos que se seguirán de acuerdo a la magnitud y tipo de emergencia de

que se trate, y dentro de ellos que se contemple la participación de las

diferentes Instituciones vinculadas con esta temática en la zona.

Hoy en día, tanto gracias a los medios técnicos como humanos disponibles,

podemos estar preparados ante muchas adversidades que puedan surgir. La

finalidad de la planificación es elaborar protocolos que nos permitan afrontar

una emergencia con la seguridad de dar una respuesta adecuada, eliminando

al máximo posible la improvisación.

 

DEFINICIÓN.

Un proceso de planificación avanzado, ante una situación incierta, en el que se

decide escenarios y objetivos, se define las acciones directivas y técnicas y se

estructuran los posibles sistemas de respuesta con el fin de prevenir o

responder mejor a una emergencia.

Es importante considerar la planificación de contingencia como un proceso de

planificación del que se obtiene un plan de emergencia. El proceso de

planificación implica que un grupo de personas u organizaciones colaboren

entre sí durante un tiempo continuado para identificar los objetivos conjuntos y

definir las respectivas responsabilidades y acciones.

La planificación de contingencia es un requisito indispensable para que una

respuesta de emergencia sea rápida y efectiva. Sin una previa planificación de

contingencia se perderá mucho tiempo en los primeros días de una

emergencia. Este tipo de planificación aumenta la capacidad organizativa y

debe servir como punto de partida para la planificación de operaciones y la

respuesta de emergencia.

 

PLANIFICACIÓN COMO PROCESO.

La planificación es una actividad continua; la persona encargada de llevar a

cabo la planificación deberá evaluar constantemente la situación y ajustar los

objetivos y cursos de acción teniendo en cuenta la evolución de los

acontecimientos.

Un plan de contingencia estático se queda rápidamente obsoleto y alimenta

una falsa sensación de seguridad. Sólo mediante la revisión y actualización

periódicas de lo dispuesto en el plan, las medidas preparatorias adoptadas

seguirán siendo apropiadas y pertinentes.

Una de las contribuciones más importantes del plan de contingencia a la

respuesta de emergencia suele provenir del propio proceso: la identificación de

los colaboradores, sus capacidades y recursos, el desarrollo de una relación de

trabajo en equipo y la posibilidad de llegar a un acuerdo en cuanto a los temas,

prioridades y responsabilidades.

La capacidad de los participantes para responder ante una emergencia se verá

favorecida si previamente han intervenido en el proceso de planificación de

contingencia.

Tanto la planificación de contingencia como la planificación de operaciones

establecen objetivos estratégicos y sectoriales y desarrollan un plan de acción

para alcanzar dichos objetivos. La principal diferencia entre ambas es que la

planificación de contingencia implica trabajar con hipótesis y desarrollar los

escenarios sobre los que se va a basar la planificación, mientras que en la

planificación de operaciones ya se conoce el punto de partida y se basará en la

evaluación de las necesidades y recursos.

La mejor planificación de contingencia se logra mediante la colaboración

compartida y coordinada de todos los implicados que trabajan conjuntamente,

con objetivos comunes, durante un espacio de tiempo determinado.

A la hora de trazar un plan, una sola reunión será insuficiente y el resultado

obtenido a menudo será inadecuado. El proceso de planificación de

contingencia requiere, por tanto, reuniones periódicas y continuas.

 
Compartir este artículo
 
Comentarios
Deja un comentario